Causa profunda indignación y malestar al Instituto Electoral y de Participación Ciudadana de Tabasco, que un ejercicio democrático y transparente, como el reciente simulado del programa de resultados electorales preliminares, realizados con el propósito de probar la fortaleza y rapidez del sistema informativo mediante la captura de 8,736 actas de escrutinio y cómputo llenado con valores aleatorios; pretende ser tergiversado y manchado mediante la publicación de sus resultados ficticios en redes sociales, como su fuesen ciertos o anunciaran lo que ocurriría el próximo día de la Jornada Electoral.

Como es del conocimiento público, el simulacro se llevó a cabo con la presencia de varios representantes de partidos políticos y del candidato independiente a la Gubernatura, así como también de algunos medios de comunicación que acompañaron su arranque y durante algunos medios de comunicación que acompañaron su arranque y durante algunas horas su desarrollo, visitando incluso la Junta Municipal de Centro y Distrito seis.

La publicación interesada y dañina para la democracia de los resultados del simulacro, primariamente en las redes sociales, busca dar a éste un alcance que no tiene, con el denodado fin de procurar desprestigiar al Instituto Electoral y de Participación Ciudadana de Tabasco y de hacerlo vulnerable a presiones. Se equivocan quienes piensan así, porque acciones de esta naturaleza lo cohesionan más y en lugar de debilitarlo, lo fortalecen.

Esa información de resultados electorales ficticios, está fuera de contexto y por su propia naturaleza, no tiene nada que ver con la realidad. Es simplemente una manipulación de la información que trata de sorprender la buena fe de quienes no están enterados de lo que fue del simulacro del pasado día 10 y de los que se llevaran a cabo los próximos días 17 y 24 del mes en curso. Es un ejercicio interno, que la autoridad electoral lleva a cabo para probar la rapidez en la captura, trasmisión de la información y condiciones en que se encuentra el sistema informático, esencialmente.

Un simulacro como su nombre lo indica, simula la realidad, pero no es la realidad y por lo tanto no hay lugar para confundirla con la propia realidad; sin embargo, hoy se pretende de manera tendenciosa, convertir la simulación en verdad.

El Instituto Electoral y de Participación Ciudadana de Tabasco, se siente ofendido por este tipo de prácticas, que reman contra la democracia, la transparencia y las buenas prácticas; porque tal parece hay quienes quisieran inhibir su trabajo mediante escándalos artificiales.

No caeremos en provocaciones y continuaremos ejerciendo con verticalidad y conforme a derecho nuestras funciones. Los simulacros como están previstos en la normatividad electoral, se continuarán llevando a cabo para robustecer el desarrollo del programa de resultados preliminares, que sin la mejor duda culminará exitosamente.

Hay quienes sin les preocupa que haya un PREPET robusto y confiable, como también les preocupa que haya una institución electoral fuerte, porque eso impide la vialidad de sus planes.

Hay quienes, sin confesarlo, obviamente han visto al PREPET como la ocasión propicia para expiar culpa, por eso buscan mancharlo, para trata de convertirlo en el momento oportuno en campo propicio de ambiciones insanas.

Comentarios Facebook