21/11/2017 10:47 / Centro, Tabasco

El carro Uber marca Chevrolet tipo Aveo, presuntamente fue usado para asaltar y asesinar al contador de la tienda de vinos y licores La Sevillana, el pasado jueves 16 en Ciudad Industrial; así apuntan las investigaciones que lleva a cabo la Fiscalía General del Estado (FGE), basado en testigos que observaron la unidad color blanco y los últimos tres números de la placa (757), pues la unidad porta la identificación WTX-2757 de Tabasco.

Ante ello, los sabuesos de la Fiscalía no descartan que se trate de la misma unidad que le fue despojada al chofer del Uber por la mañana, pues poco después ocurrió el atraco y muerte del empleado de la referida tienda de vinatería.

El domingo fue encontrado sin vida en la ranchería Coronel Traconis, Centro, el cadáver de Mario Alan García Estrada, quien era conductor de Uber, y de acuerdo a familiares y amigos, en la referida fecha que desapareció fue la última conexión que mantuvo a través de sus redes sociales, para brindar un servicio de traslado a un particular.

Más tarde, sobre la calle Acero de la Zona Industrial, el contador José Ramón López Gómez, de 66 años de edad, contador de la tienda La Sevillana, fue muerto en un tiroteo donde el presunto móvil fue el robo de un maletín con una fuerte suma de dinero, hecho tras el que sus agresores escaparían a bordo de un coche tipo Aveo de color blanco y terminación en su placa 757, número que fue alcanzado a ver por testigos.

El sábado 18 de noviembre por la tarde, un automóvil tipo Aveo, con placas de circulación WTX-2757, fue encontrado calcinado sobre un camino de terracería de la ranchería Coronel Traconis, unidad perteneciente a Mario Alan García Estrada.

El pasado 19 de noviembre, la Policía dio cuenta del cadáver en estado de descomposición de Mario Alan, originario del municipio de Comalcalco, justo dentro de la zona donde el sábado fuera encontrado el coche que le fuera robado y posteriormente incinerado. Ante ello, la investigación continúa.

“Todos somos Mario Alan”

Anoche, un grupo de amigos y familiares del conductor de Uber Mario Alan García Estrada, quien fuera asesinado por un grupo criminal, se reunieron en el velódromo de la Ciudad Deportiva para exigirle a la autoridad que se les haga justicia.

“Todos somos Mario Alan, no violencia” , se leía en los cristales de los autos que desfilaron por la amplia avenida del centro de recreación; el fin fue exigir el esclarecimiento del asesinato de Mario Alan, conductor del Uber, y cárcel para quienes lo asaltaron y le quitaron la existencia, además quemaron su auto.

Comentarios Facebook